viernes, 14 de agosto de 2009

Zune HD o la lucha en todos los frentes

En Septiembre, Microsoft lanzará al mercado, al menos al mercado estadounidense, el Zune HD, una versión mejorada de su reproductor MP4 y que, claramente, parece destinada a competir con el iPod Touch de Apple. Leemos en Xataka alguna de sus características: pantalla de 3,3 pulgadas multitáctil, 480x272 píxeles de resolución, WiFi, conexión a TV, radio...y con un precio que se supone menor que el de su competidor más directo. Con este movimiento, la compañía de Redmond reactiva un frente de batalla que parecía tener un poco abandonado: el de los reproductores de música y, en general, el de los dispositivos.

No parece que el lanzamiento de la primera versión de Zune haya sido un éxito y, sin embargo, Microsoft insiste en ese camino.

El tiempo dirá el éxito de este producto, pero teniendo en mente la guerra que mantiene actualmente Microsoft con Google por el dominio de Internet y del escritorio de PCs y dispositivos móviles, se me ocurre pensar que reabrir una guerra también con Apple en el terreno de los reproductores de MP3/MP4 puede ser una lucha en demasiados frentes. Me ha traído a la memoria una lectura de hace muchos años en que, a propósito de la estrategia militar de Alemania en la II Guerra Mundial, se decía que el haber atacado a Rusia en la denominada Operación Barbarroja, es decir, la apertura de un duro frente oriental, había sido el principio del fin para el ejército del II Reich.

Evidentemente, hablamos de cosas diferentes, pero veo a Microsoft como queriendo competir en todos los frentes, en cualquier negocio que parezca jugoso dentro del sector de las TIC. Y lo que es peor, últimamente, parece que Microsoft no lleva la iniciativa, sino que responde a los ataques de sus rivales: anuncia una versión en red del Office para contrarrestar el anuncio de Google de su sistema operativo Chrome OS, lanza el Zune HD para competir con el iPod Touch,...

Microsoft es mucha Microsoft y quizá pueda con ello y más, pero me pregunto si no está compitiendo en demasiados frentes y si eso no le puede acabar pasando factura a medio o largo plazo.