domingo, 3 de mayo de 2009

Encuentros y desencuentros con el elefantito

Hoy he tenido un día de ánimo variable respecto a menéame, el popular agregador de noticias.

Supongo que estaréis al cabo de la calle del monumental lío que se ha montado durante este puente de Mayo en el popular sitio. Si no lo conocéis, podéis encontrar una buena descripción en el post "Menéame sufre una crisis 2.0" en genbeta o en el post "Menéame patas arriba" del Blog de Enrique Dans.

No he analizado en detalle la crisis ni tengo criterio para posicionarme del lado de los administradores del sitio o de los usuarios cabreados. Aparentemente, la opinión predominante en la red es que los administradores se equivocaron en su política de 'baneos'. No lo sé, realmente. No tengo datos para juzgar (ni he dedicado tiempo a investigarlo). Sin embargo, con razón o sin ella, tengo un sentimiento más bien de simpatía hacia los administradores. ¿ Por qué ?. Porque creo que hacen una labor realmente difícil. Es complicadísimo, creo, hacer convivir la libertad esencial en todas las herramientas 2.0, con un respeto razonable al resto de participantes y a las normas del sitio. No creo que sea posible acertar siempre en ese delicado equilibrio. Sin embargo, quejarse y protestar (con razón o sin ella) sí es fácil. Por eso, y aunque puede que en esta ocasión se hayan equivocado, les doy un voto de confianza a los administradores de menéame.

Y ya que la crisis me ha traído a la cabeza al popular agregador, me he dicho que era un momento tan bueno como cualquier otro para intentar hacer que alguna noticia de este blog y algún otro apareciese en menéame y ver si era capza de obtener algún voto, o algún comentario o ver, en fin qué pasaba.

Y la verdad es que ha sido una experiencia un poco penosa y creo que todo ello debido a una interfaz de usuario un poco extraña, con trucos, que hasta que no los conoces te hacen difícil intuir la forma de actuar. La primera dificultad fue identificarme. Tuve que solicitar una nueva contraseña. Hasta ahí es normal. Lo que me costó un rato fue luego ser capaz de modificar el perfil para poner una contraseña de mi agrado. Una vez conseguido parece trivial...pero lo cierto es que hasta que acerté a encontrar dónde pinchar me costó un rato de mirar y remirar. Ya contento, voy a notificar una noticia y me da un error diciendo que no tengo "karma" suficiente. Me pongo a buscar y encuentro (muy abajo en la página y muy en pequeñito), una faq en que explica cómo influye el "karma" en los permisos. Y veo que se necesita un "karma" de 5,75. ¡ Caramba ! Si yo tengo un "karma" de 6. ¿ Por qué no puedo publicar ?. Bueno, me voy a un enlace para reportar errores que, aparentemente, se basa en una wiki (en la que me doy de alta)...pero es este momento que no veo cómo puedo reportar un error. No veo un botón, un enlace...nada. Seguro que cuando lo descubra será tan trivial como cambiar el perfil...pero lo cierto es que he estado un rato buscando y no lo he visto. Y me he quedado sin poder publicar una noticia ni reportar mis dificultades...

Puede que sea torpeza mía, no lo dudo, pero me pregunto si a estas alturas del desarrollo de la web y de las interfaces gráficas de usuario, la interacción básica con una aplicación web no debería ser tan evidente que hasta alguien tan torpe como yo sepa de forma inmediata cómo cambiar su perfil o cómo notificar un error...

Bueno, si soy capaz de sentir simpatía por los administradores a pesar de que se puedan haber equivocado "baneando" usuarios o descartando noticias, no se la voy a retirar por unas dificultades para el manejo de la interfaz de usuario. Es sólo que no sé, siquiera, cómo hacerles llegar esas dificultades o cómo pedir ayuda...

En fin, un día de encuentros y desencuentros con menéame, el simpático elefantito naranja de la red.