martes, 19 de mayo de 2009

El desarrollo de habilidades directivas como proceso aditivo

Ayer me leí un librito, muy breve, que podría clasificarse casi, casi, como de autoayuda, aunque se encuentre disfrazado bajo el pomposo manto de 'habilidad directiva'. Trataba acerca de cómo gestionar el mal humor propio y ajeno en el trabajo.

¿ El libro en sí ? Pues bueno, nada del otro jueves, pero con ideas aprovechables o para tener en cuenta.

Lo que consiguió es hacerme re-reflexionar sobre la metodología de aprendizaje de habilidades directivas. He asistido a muchos cursos, he leído muchos libros y, al final, detecto por un lado que, con independencia de la habilidad que se hable, ya sea de liderazgo, de comunicación, de negociación, de trabajo en equipo, de gestión del tiempo, de presentaciones eficaces, de cómo dar 'feedback', de... lo que sea, al final hay muchos elementos comunes entre todas las habilidades, un sustrato común de gestión de las propias emociones y de las ajenas, de mecanismos eficaces de comunicación, de organización de la propia actuación, de comportarse de forma reflexiva en situaciones en que, normalmente, lo haríamos de manera impulsiva. Todo ello...y, sobre todo, grandes dosis de sentido común.

Pero a la vez observo que, por más que cuando uno se encuentra inmerso en un curso, o concentrado en la lectura de un libro, parezca que siempre va a recordar los consejos y técnicas, a dominar la habilidad en cuestión en el futuro, no ocurre realmente así. Se olvidan fácilmente los consejos, se abandonan las técnicas, volvemos a dejarnos llevar con frecuencia por los antiguos e irreflexivos hábitos.

Sin embargo, la presencia del sustrato común y la persistencia en el empeño de intentar dominar las habilidades directivas creo que pueden conducir a un verdadero desarrollo de las mismas. Un curso sólo, un libro sólo, poco consigue, pero cada uno de esos cursos o libros deja su pequeño poso y así, añadiendo poco a poco capas de conocimiento, en un proceso aditivo y virtuoso, se consigue realmente interiorizar las habilidades, los comportamientos, el autodominio, el sentido común. El aprendizaje o, mejor, el desarrollo de habilidades directivas no es un suceso 'one-shot', es un largo proceso aditivo de desarrollo.

Persistamos, pues.