lunes, 11 de septiembre de 2017

En Pulse: No os engañéis: la Transformación Digital SÍ va de tecnología


Confieso que busco el titular. Confieso que quiero llamar la atención y promover el debate... Pero es por un buen motivo y con causa, creo yo, justificada.

El concepto de Transformación Digital ha alcanzado esa situación, de dudosa conveniencia pero tan común en el mundo de la tecnología, en que se habla mucho de ella, sin que exista un concepto claro y generalmente admitido, sin que exista un conocimiento profundo pero con abundancia, eso sí, de opiniones, artículos, publicaciones, predicciones y todo tipo de habladurías y ‘escriturías’. Eso que en inglés se llama ‘hype’ pero que no se me ocurre cómo expresarlo adecuadamente en español.

Y en ese campo abonado para la confusión, abundan, o al menos a mí se me han dado con frecuencia a contemplar, artículos, sin duda interesantes y bien intencionados, que proclaman en su título frases como ‘No os engañéis: la transformación digital no va de tecnología’ o bien ‘La transformación digital va de personas’ o la fusión de ambos: ‘La transformación digital no va de tecnología sino de personas’. U otras variantes de la misma idea que intentan desplazar el foco de lo tecnológico a lo humano.

Se trata con frecuencia de artículos interesantes, fundamentados, bien intencionados y con una buena dosis de razón. Pero se trata también de artículos que, como yo ahora, parecen buscar el titular, parecen buscar el sorprender con esa apelación a lo humano con la desventaja de que, en esa sorpresa, puede anidar en este caso la confusión, una indeseable, creo yo, confusión.

La Transformación Digital va de personas, nos dicen… ¡Claro! ¿Y qué actividad humana no va de personas? El fútbol va de personas, la pintura va de personas, la literatura va de personas, la economía va de personas, la salud va de personas, la historia va de personas… Pero el fútbol es diferente de la literatura y ésta de la economía. Y poco tiene que ver la historia con la atención sanitaria.

No es que las personas no sean importantes. ¡Por supuesto que lo son! Son lo más importante sin duda ninguna… pero no son la característica diferencial de la Transformación Digital, y la palabra diferencial es en mi razonamiento la clave.

La Transformación Digital surge por la existencia de las tecnologías digitales, unas tecnologías que habilitan cambios profundos en procesos y modelos de negocio, que alteran las reglas que rigen sectores económicos enteros, que llevan consigo la capacidad de cambiar la forma de relacionarnos y de aprender, que pueden impulsar incluso cambios sociales,  macroeconómicos o en nuestros propios hogares.

Y eso es lo diferencial. Eso es lo que hace que estemos hablando de Transformación Digital y no de una nueva tendencia artística, un éxito deportivo o una nueva teoría económica.

¿Y qué pasa con las personas en la Transformación Digital?

Pues que son una pieza fundamental. No estoy diciendo lo contrario. Por supuesto que la transformación digital va de personas. Se necesitan líderes que entiendan e impulsen la transformación. Y los líderes son personas. Se necesita aprender nuevas técnicas y nuevas habilidades y eso lo hacen, eso lo deben hacer, las personas. Se producen cambios en los modelos de relación entre empresas y clientes y entre los propios usuarios. Y los clientes y los usuarios son personas. Se producen cambios culturales y esos son impulsados por personas y afectan a personas. El factor humano es imprescindible como impulsor y es el principal afectado como sujeto paciente de una Transformación Digital.

Pero eso no es esencialmente distinto, no es diferencialmente distinto, de lo que ocurre ante una fusión entre empresas, ante una expansión internacional o ante otras transformaciones a que las empresas, las organizaciones o la sociedad pueden estar sometidas.

Lo que hace diferente a la Transformación Digital de otras transformaciones es la tecnología digital o, por mejor decirlo, el conjunto de tecnologías y soluciones digitales.

¿Significa entonces que debemos aprender tecnología digital para hacer una Transformación Digital?

Sí y no.

Significa que sí, algunos actores, los investigadores, los creadores de productos y tecnologías digitales, los implantadores de esas soluciones y algunos consultores deberán conocer las tecnologías digitales.

Significa que los líderes, los estrategas y los directivos deberán conocer, no el detalle de la tecnología, pero sí las amenazas y oportunidades que éstas crean en su empresa y sector, y cómo sortear las amenazas y sacar el mejor provecho de las oportunidades.

Y significa que a todos, a todos, nos interesa conocer cómo se usan las tecnologías digitales en la medida que lo precisemos o lo deseemos para nuestra actividad tanto profesional como personal.

Y si ignoramos que la Transformación Digital es una transformación que nace de las posibilidades tecnológicas, podemos caer en el error de no estudiar esas tecnologías, no conocerlas, no formarnos en ellas, no saber entenderlas ni aplicarlas.

La Transformación Digital va de personas. Por supuesto. Pero eso, con todo y lo importante que es, no es el aspecto diferencial. Lo diferencial es la tecnología y, específicamente, las tecnologías digitales.

Por eso me permito, respetuosamente, llamar la atención. Por eso busco, serenamente, el debate y el titular. Por eso, sin despreciar un ápice el factor humano ni a quienes lo reclaman e impulsan, quiero advertiros: no os engañéis, la Transformación Digital SI va de tecnología.


*****

Artículo publicado en Pulse el 10/09/2017 y en Medium en la misma fecha
Pulse es el servicio de noticias personalizadas de la red social profesional LinkedIn