lunes, 17 de octubre de 2016

Professionals as a Service o el offshoring silencioso


Cloud computing es ya, casi, un fenómeno asentado. Nos hemos ya familiarizado con el concepto de la computación en la nube, las soluciones bajo demanda (o 'as a Service') y el pago por uso.

Y mientras hablamos de computación todo parece fantástico.

¿Y si hablamos de personas?

En su libro 'The fourth industrial revolution', Klaus Schwab reflexiona, entre otras cosas, sobre el impacto de las nuevas tecnologías y nuevos modelos en el empleo.

E identifica un fenómeno que, de forma a un tiempo ingeniosa y afortunada, denomina 'human cloud' y que en realidad resume ideas de Daniel Pink en su 'Free Agent Nation'. Explica Schwab que se está asentando un modelo de trabajo y de relación entre empresas y trabajadores en que no hay una ligadura estable de éstos a la primera sino que las empresas definen trabajos que luego ofrecen a una 'nube' de trabajadores, llamémosles independientes, freelance, autónomos, o lo que prefiramos.   

Es como llevar necesidades a una nube, pero en este caso una nube no constituida por redes y servidores, sino por personas, por profesionales. De esta forma, la empresa no se carga de profesionales, sino que los obtiene 'on-demand'... justo como infraestructuras, plataformas y aplicaciones en el cloud computing. Así lo explica:

Professional activities are dissected into precise assignments and discrete projects and then thrown into a virtual cloud of aspiring workers located anywhere in the world. This is the new on-demand, where providers of labour are no longer employees in the traditional sense but rather independent workers who perform specific tasks.

Es, en frase, de nuevo ingeniosa, del autor, una nueva forma de offshoring, un offshoring silencioso, que no vemos claramente, pero que se esta produciendo...

No es un panorama, creo, del todo tranquilizador, especialmente si si pensamos en esquemas de seguridad en el empleo, protección social en épocas de crisis o, en otro orden de cosas, en el famoso orgullo de pertenencia. Sin embargo, el autor identifica una serie de ventajas para los propios profesionales: 

For the people who are in the cloud, the main advantages reside in freedom (to work or not) and the unrivalled mobility that they enjoy by belonging to a global virtual network. Some workers see this as offering the ideal combination of a lot of freedom, less stress and greater job satisfaction.

Inseguridad a cambio de libertad, riesgo a cambio de satisfacción.



Creo que, en efecto, el fenómeno se va asentando lentamente. Es posible que esto haga a la economía mas eficiente y flexible en su conjunto, probablemente más innovadora y productiva... pero no sé si más humana...

¿Qué pasa con las personas? ¿Qué pasa con esas personas en la nube? ¿Qué pasa con personas y familias en una economía bajo demanda, una economía con profesionales, personas, 'as a Service'?