viernes, 24 de abril de 2015

La educación como commodity

No es lo que creemos, no es lo que nos han dicho y, simplemente, no es lo que debería ser...pero tal vez la educación no impulsa tanto nuestro talento ni nuestra carrera profesional como pudiéramos, justamente, pensar.

En el mundo laboral pueden aplicar las mismas reglas que en otros mercados. Y si en la mayoría de los mercados, tal y como desde hace ya muchos años nos enseñaba el pensamiento estratégico de Michael Porter, es fundamental la diferenciación, ¿qué nos hace pensar que en el mercado laboral las cosas pueden ser diferentes?

En el mundo laboral puede ser crucial aportar diferenciación, originalidad, ideas, innovación, cosas que nos hacen diferentes. Al menos lo son si aspiramos a posiciones de liderazgo o a sobresalir de alguna manera,

Sin embargo, la educación que recibimos, aunque pueda ser de calidad, no ayuda a diferenciarnos. 

¿Por qué?

Simplemente, porque es muy parecida para todos.

Esta es, al menos, la desafiante tesis con la que Fred Cook abre su libro 'Improvise. Unconventional career advice from an unlikely CEO'.

Nos dice:

People entering the business world today are a commodity. They've gone to the same schoools, taken the same courses, read the same books, and watched the same movies.
...
Meanwhile, companies like mine are desperately seeking fresh minds...

En próximos posts hablaremos de la receta que propone Fred Cook pero, si nos mantenemos dentro del círculo de la educación, y una educación más o menos convencional, una primera receta para la diferenciación iría en el doble sentido de la cantidad y la amplitud.

Cantidad en el sentido de más formación. No por la cantidad por sí misma, sino porque el conocer más temas, aparte de valioso per se, aporta perspectiva y capacidad de aportar nuevos puntos de vista.

Y amplitud en el sentido de buscar formación desde un punto de vista más multidisciplinar, más extenso...casi por las mismas razones que en el apartado anterior: porque mientras más variados sean los conocimientos, no sólo se es más flexible y más todoterreno, sino porque, de nuevo, puede servir para aportar nuevos enfoques.

Al final, incluso en entornos de buen nivel educativo, mucho depende del individuo, de su esfuerzo, su búsqueda y su desarrollo individual.

No obstante, veremos que la línea argumental de Cook va por otros derroteros...