lunes, 18 de marzo de 2013

Líderes que escuchan y líderes que inspiran

Muchos, no del todo claros, y probablemente no del todo homogéneos, son los atributos que definen a un buen líder. Muchas, además, las situaciones en que el liderazgo se debe manifestar y, por tanto, muchas las formas que puede adoptar.

Ni una forma de liderar es universalmente la mejor, ni ninguna personalidad es definitivamente superior.

En su libro 'Quiet', Susan Cain estudia las diferencias entre las personas introvertidas frente a las extrovertidas y defiende la importancia de las primeras, las introvertidas, frente al lugar común que supone el pensar que los líderes deben ser extrovertidos.

Menciona en dicho libro un estudio en que se establecía que los líderes introvertidos obtenían mejores resultados en entornos en que los empleados son proactivos y llenos de ideas. ¿La razón? Pues que las personas introvertidas tienen, al parecer, una mayor capacidad para escuchar y, por tanto, son más receptivas a las ideas de otros.

Así lo expresa en un pasaje:

Because of their inclination to listen to others and lack of interest in dominating social situations, introverts are more likely to hear and implement suggestions.

Por el contrario, los líderes extrovertidos parecen desenvolverse mejor en las situaciones en que es necesario movilizar a equipos pasivos, poco dados a la innovación y a las propuestas. Así lo expresa:

But with their natural ability to inspire, extroverted leaders are better at getting results from more passive workers.

El liderazgo es, en el fondo, una habilidad adaptativa... adaptativa al propio líder, a los liderados y a las situaciones. Todas las personalidades y todos los estilos pueden encontrar su acomodo o su situación en que pueden ser óptimos.

Eso sí, ahora que leo estas observaciones, empiezo a entender por qué me encuentro más a gusto con equipos inteligentes, que proponen, que desafían, que innovan... :-)