miércoles, 15 de agosto de 2012

Capital social y otros capitales

Hace ya bastantes años pensábamos que el concepto de inteligencia era relativamente intangible pero, en cualquier caso, monolítico. Posteriormente se vió que ese concepto tradicional de inteligencia, medida por el cociente intelectual (IQ) se iba diversificando y adquiriendo matices con la introducción de nuevas formas de inteligencia como, por ejemplo, la inteligencia emocional.

Algo parecido acontece con el concepto de capital.

En su concepción más tradicional, con un par de siglos aproximadamente de antiguedad, el capital (tomo la definición de la wikipedia) era:
"capital, capital goods, or real capital are those already-produced durable goods that are used in production of goods or services"

Es decir, se trata de bienes duraderos que permitían la producción. Incluía maquinarias, instalaciones, etc. Se trata de una concepción muy ligada al mundo industrial de los siglos XIX y XX pero, en el fondo, lo que nos viene a decir es que el capital lo conforman aquellos elementos que nos permiten o mejoran la producción de bienes y servicios.

En una economía industrial, orientada a la fabricación, esos elementos en que se apalanca la producción son, fundamentalmente, bienes de equipo.

Pero la economía ha cambiado y, especialmente en los países occidentales, se dedica mucho más a la entrega de servicios que a la producción de bienes. Esto, unido a sofisticación de los propios servicios, al aumento de la educación de los consumidores y a la creciente importancia de los intangibles, lleva al surgimiento de nuevas formas de capital.

Fundamentalmente hablaríamos del capital intelectual que, de alguna forma mide la aportación de valor que procede, no de unos bienes físicos tangibles sino del conocimiento, el 'know-how' y la aportación de las personas. Según, de nuevo, la wikipedia:
The term intellectual capital conventionally refers to the difference in value between tangible assets (physical and financial) and market value 

A su vez, el capital intelectual se subdivide en tres tipos de capitales:
  • Capital humano (human capital): el valor que las personas aportan a través de su conocimiento, habilidades y experiencia.

  • Capital estructural (structural capital): infraestructuras y procesos que permiten que el capital humano funcione. Incluye elementos muy diversos: la organización, los procesos, los sistemas de información, las bases de datos, las marcas, patentes, copyrights y, también, los procesos de innovación.

  • Capital social o relacional (social capital / relational capital: que proviene de las relaciones e interacciones con clientes.
Es éste último, el capital social, el que parece el concepto más novedoso y que gana importancia con el auge de las redes sociales virtuales y los social media, y el surgimiento de conceptos como el Social CRM, Social business o la empresa 2.0.

Me acerco al concepto a través del libro 'Social media strategies for professionals and their firms' de Michelle Golden y en él, se cita la siguiente definición del sociólogo James Coleman:

The ability of people to work together for common purposes in groups and organizations; the ability to associate with each other, that is critical not only to economic life but to virtuallly every other aspect of social existrence as well.

Probablemente, seguiremos oyendo hablar mucho de este capital social, y seguramente, con esta denominación o con otra, asistiremos a esfuerzos para desarrollarlo por parte de las compañías, en la medida que se reconoce que en este nuevo mundo 2.0 hiperconectado, las relaciones con clientes y otros stakeholders, mucho más allá de las acciones de venta, son fundamentales para la sostenibilidad de las marcas y las compañías.

No obstante, la aparición, o el fortalecimiento en importancia, de este capital social, no anula ni invalida todos los demás capitales.

Michelle Golden, cita a ese respecto a Ron Baker quien afrma:
It is the interplay among the three types of intellectual capital (human capital, structural capital and social capital) that generates wealth-creating opportunities for your company.

Y, en esa ecuación de equilibrio de capitales, yo no olvidaría el cpital tradicional, bienes de equipo o capital financiero que, si bien han perdido brillo y atención, no creo que hayan perdido importancia.

Diferentes formas de inteligencia, y diferentes formas de capital, para adaptarnos a un mundo y una economía que desarrolla nuevas facetas y nuevas formas de hacer.