miércoles, 17 de junio de 2009

El trabajo en equipo como excusa

"Muchas situaciones del ámbito profesional se afrontan más eficientemente de forma individual
...
No debemos permitir que trabajar en equipo sea la manera más habitual en que muchos profesionales no quieran, no puedan o no les dejen realizar su trabajo como es debido.
"

Ignacio Álvarez de Mon
'De ti depende'

¿ No se ha mitificado en exceso el trabajo en equipo ? ¿ No debe quedar un espacio para el trabajo individual, la productividad, la reflexión, el pensamiento puro ? ¿ No pueden ser el trabajo en equipo y las reuniones la excusa para la falta de productividad o iniciativa, para esconderse tras las actividades y decisiones del grupo ?

El trabajo en equipo es importante, y la colaboración aún más, pero siempre he pensado que igual de importante es reservarse el tiempo para el trabajo individual que, con frecuencia, es realmente más productivo y lo que nos faculta para hacer luego una verdadera aportación al equipo... y me alegra ver que esta opinión, que puede parecer 'políticamente incorrecta', la sustenta y escribe también todo un profesor del Instituto de Empresa.

4 comentarios:

  1. Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf


    Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por visitarme y dejar un comentario, Carolus. La verdad es que, por desgracia, recibo pocas visitas...y menos comentarios, así que me alegra ver alguno.

    No obstante, tambien me ha entrado una cierta duda porque deduzco, a lo mejor estoy equivocado, que el libro que aconsejas es un libro escrito por ti....pero no lo explicitas... y, además, el comentario y la recomendación del libro encajarían, probablemente, más con el artículo 'el reverso tenebroso del management' que con este. Con todo ello, no sé si tu comentario es un comentario normal o es una especie de 'spam'.

    Para salir de dudas, te propongo que profundicemos un poco y me cuentes qué piensas (y qué se dice en el libro) acerca del trabajo en equipo. ¿ Es bueno ? ¿ Es malo ? ¿ Es necesario un equilibrio ? ¿ Es, viendo lo que parece ser el tono del libro, algún tipo de herramienta maquiavélica de dominación ? ¿ Qué piensas ? ¿ Qué dice el que creo que es tu libro o, al menos, el que recomiendas, a propósito de esto ?

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no conozco a Ignacio Álvarez de Mon, pero se ha atrevido a poner voz a algo que pensamos muchos profesionales de las nuevas tecnologías.

    Y es que en las grandes empresas, y también en las grandes administraciones, hay una especie de fiebre de reuniones que a veces sólo parecen servir para justificar el trabajo de los altos directivos. En algunos proyectos de diseño web me he visto envuelta en una dinámica de "brainstorming" grupales que a menudo resultan de lo más improductivo.

    Me quedo con lo que dices: la reflexión y el pensamiento puro son insustituibles.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Laura.

    Sí parece existir una especie de pandemia de 'reunionitis', no sé si más grave, pero sí más extendida que la de la gripe A... :-) y no sé si es realmente una justificación o que ya no se sabe trabajar de otra manera.

    En el caso de los 'brainstorming' que mencionas, para que sean realmente tales, tienen que estar muy controlados y ser relativamente breves. Lo demás tiende, más bien, a divagaciones.

    Y, si, mi apuesta por el pensamiento es clara.

    Gracias, de nuevo

    ResponderEliminar