lunes, 5 de marzo de 2018

La naturaleza de una proposición de valor


Uno de los elementos fundamentales de un modelo de negocio es la proposición de valor.

De alguna forma todos nos hacemos a la idea de lo que es: se trata de aquello que le aportamos a los clientes, aquello que tiene que hacer que nuestro producto o servicio le resulte atractivo.

Siendo esto cierto, es importante poner más foco en el cliente y darse cuenta de que lo que cliente quiere es que le satisfagamos alguna necesidad.

Volveremos en unas fechas a hablar abundantemente de proposición de valor cuando comentemos el libro 'Diseñando la propuesta de valor' de Alex Osterwalder e Yves Pigneur. Sin embargo, antes de llegar allí, me encuentro una frase muy asertiva de Steve Blank y Bob Dorf en su libro 'The startup owner's manual'. Dice así:



Think of a value proposition as a contract between the customer and your company where the customer "hires" your startup to solve a problem.


No es que, en el fondo, nos aporte un concepto diferente, pero esa forma de expresarlo, es como si el cliente contratarse a tu startup para resolverle un problema, expresa muy claramente lo que debemos conseguir y para qué queremos una proposición de valor.

Es una forma de llevar la orientación al cliente a su máxima expresión.