viernes, 14 de junio de 2013

La cuadratura del círculo como estrategia

¿Cómo gestionar el cambio? ¿Cómo enfrentarse a un entorno dinámico y de alta incertidumbre? ¿Cómo gestionar, si se permite decirlo, la suerte?

En su libro 'El manual del estratega', Rafael Martínez Alonso menciona lo que llama la estrategia oriental titulada "primero redondo, después cuadrado". Ésta es la descripción que nos ofrece: 

"Redondo" significa móvil, sin aristas, sin atrincherarse en una posición, abierto a las posibilidades. Se está así, creando opciones y con la mente disponible, mientras el mapa de la situación no ha tomado forma. Cuando aparecen los primeros signos se comienza a ser "cuadrado". Se impone una determinación y se persevera en ella.

Es plástica a la vez que acertada la metáfora. Lo redondo no ofrece resistencia, es abierto y adaptativo. Lo cuadrado sugiere orden, estabilidad, solidez.

No sólo es metafórico y visual, sino tremendamente sabio... o al menos eso me dicta mi experiencia.

Cuando toca enfrentarse a una situación, un entorno o un proyecto de alta incertidumbre es preciso, al principio, estar abierto y alerta. Eso permite observar, aprender, entender e ir madurando el mejor curso de acción. Es una etapa creativa y motivadora...pero no exenta de ansiedad.

Sin embargo, una vez identificado el camino, una vez definido claramente el objetivo, se precisa orden, método, trabajo, esfuerzo. No es inspirador, pero hace avanzar.

El círculo proporciona flexibilidad e innovación; el cuadrado, resultados.

Conclusión: 

¿Te  mueves en un entorno cambiante de alta incertidumbre? ¿Necesitas conseguir metas imposibles?

La cuadratura del círculo es tu estrategia.

... como no podía ser de otra manera...