lunes, 4 de enero de 2010

¿ Se queda corta la teoría de los seis grados ? Sorpresas que nos da LinkedIn

Todos los que estéis interesados en redes sociales seguramente conoceréis la famosísima teoría de los seis grados de separación según la cual, una persona culquiera, tu o yo, está conectada con cualquier otra persona del planeta por un máximo de seis grados de separación, donde grado quiere decir un enlace, un contacto entre una persona y otra a la que conoce. Una ley que gobierna los contactos de todo tipo, no sólo los de las redes sociales de Internet.

Bueno, en las últimas semanas he probado en LinkedIn de vez en cuando a localizar a diversos personajes de relevancia para ver si estaban en la red, qué contactos tenían y cómo se relacionaban conmigo. Lo cierto es que me he llevado alguna sorpresa importante. Personajes de esos que consideras poco menos que intocables, casi gurús, autores de libros que has leído, personas muy renombradas...resulta que se encuentran a tres e, incluso, sólo dos grados de separación. No ha sido un caso aislado, han sido unos cuantos.

La mayor sorpresa, y la que ya me ha animado a escribir este post, me la he llevado esta mañana cuando, de forma no intencionada, he descubierto que Obama, sí, sí, el mismísimo Barack Obama, el presidente de los EEUU, se encuentra a dos grados de separación de mi (es decir, es contacto directo de, al menos, un contacto directo mío) y estoy seguro de que si le invitase a formar parte de mi red aceptaría. Además, todo su gabinete (también dado de alta en LinkedIn) se encuentra, por tanto, como mucho, a tres grados de separación (porque, no hace falta que lo diga, son contactos directos de Obama).

Visto esto.. ¿Se equivoca la teoría de los seis grados? ¿Serán menos los grados necesarios para unirnos a cualquier persona del planeta? ¿Cinco? ¿Cuatro?

Bueno, bueno, no nos precipitemos. Esto no es más que un muestreo no científico. Además, es cierto que esos personajes con los que tanta cercanía he visto, son profesionales cercanos a mi sector, volcados en el mundo 2.0 y en las redes sociales... En fin, que es más probable estar cercano a ellos en una red como LinkedIn que a otro tipo de personas. El mismo Obama es conocido que ha sido el primer candidato y presidente de los EEUU que ha utilizado de forma intensiva Internet y las redes sociales.

Aún así, me pregunto si las redes sociales de Internet no alteran de alguna forma la teoría de los seis grados. Me pregunto si al eliminar de forma importante las barreras geográficas (no diría que completamente por cuestiones como, por ejemplo, el idioma o diferencias de desarrollo según países), si al hacer tan fácil y rápido hacer nuevos contactos, no aceleran la formación de estas redes de contactos. Y si esa aceleración no puede provocar que, no voy a decir que disminuyan los grados totales necesarios para llegar a toda la población mundial pero que, a lo mejor, sí que multipliquen de forma muy notable el número de personas a que se puede acceder en segundo y tercer grado.

Se me ocurre también pensar si no sería interesante algún parámetro de algo así como de densidad de contactos por cada grado.

No sé. Como ya expresé también en el artículo "Elucubrando sobre los contactos en LinkedIn y la teoría de los seis grados", creo que hay un bonito campo de investigación, no sé si para tecnólogos, estadísticos o sociólogos, acerca de las dinámicas de contactos en las redes sociales de Internet.