martes, 17 de febrero de 2009

Una batalla en la palma de tu mano

Hace unos meses pensé en escribir y publicar un breve artículo en que pronosticaría el advenimiento de lo que pensaba denominar 'el terminal universal', algo híbrido entre un móvil, una PDA avanzada, y quizá, un lector de libros, al estilo de Kindle. Pero tardé tanto en escribirlo, y los hechos tecnológicos se desarrollan con tal rapidez que, aunque aún nos esperan, seguro, grandes evoluciones y sorpresas, ese terminal universal es ya casi una realidad.

Es evidente la utilidad para el usuario de ese tipo de terminales y parece innegable el mercado potencial. Empieza a parecer que la batalla fundamental por el dominio de la tecnología, ya sea para el caso de operadores de telecomunicaciones, fabricantes de electrónica de consumo o fabricantes de software, se libra por obtener un papel dominante en este tipo de terminales y el software y servicios asociados. Uno de los hitos más relevantes de los últimos tiempos ha sido el lanzamiento del iPhone y, en el caso de España, su comercialización en exclusiva por parte de Telefónica. Al iPhone, le han seguido en seguida otros terminales competidores de HTC, Nokia, etc, terminales todos ellos tan vistosos e impresionantes como el precursor de Apple.

Hace unos días, Toshiba anunciaba el primer híbrido de PC y móvil, el TG01, un equipo que se sitúa en algún punto entre un móvil y un netbook.

Ahora, y al hilo de la celebración del Mobile World Congress, las noticias se suceden vertiginosamente. Microsoft y Nokia presentan propuestas de tiendas avanzadas, copiando en cierto sentido el modelo de las Apple Store. Así, el gigante informático pretende desarrollar el mercado de su Windows Mobile 6.5 mediante las tiendas que denomina Windows MarketPlace. Por su parte, Nokia lanza las Ovi Store.

Y si hace poco Telefónica anunciaba la comercialización en exclusiva en España del HTC Dream, un móvil con el sistema operativo Android de Google, poco después Vodafone contesta lanzando el HTC Magic, otro terminal del mismo fabricante y también equipado con Android.

El terminal universal es casi un hecho. Y la batalla por el dominio de ese mercado es una batalla paradójica. Una batalla de gigantes, una batalla de dimensiones fabulosas, una batalla épica pero una batalla que, sin embargo, se desarrolla, consumidor, en un campo mínimo, una batalla que se libra, curiosamente, en la palma de tu mano.