jueves, 5 de febrero de 2009

La popularidad y el efecto bola de nieve

Creo que un gran avance en la web 2.0, por simple que parezca, es un hijo de la sindicación de contenidos, a saber: el concepto de seguidores de blogs. Con base en esa herramienta se puede disponer de los últimos titulares de los blogs que nos parecen más interesantes y a los que nos suscribimos.

También me parecen útiles como orientación en el cada vez más complejo mundo de la blogosfera, aunque siempre sean algo parciales, los rankings de blogs más populares que se publican en, por ejemplo, Bitacoras.com.

Sin embargo, precisamente cuando configuraba los blogs a seguir desde 'Blue chip' se me vino a la mente si ese mecanismo no introduciría un cierto efecto 'bola de nieve'. Quiero decir que es muy probable que, cuando uno se interese, por ejemplo, por la tecnología, Internet o la web 2.0, acabe enlazando o suscribiéndose a blogs muy populares como Microsiervos, TechCrunh o El blog de Enrique Dans, por poner algunos ejemplos de blogs muy conocidos.

Aparte del innegable interés de estos blogs, un factor tambien importante para leerlos, seguirlos y sindicar sus contenidos es, precisamente, el hecho de que son populares, importantes en Internet. Parece que son lectura obligada para estar al dia. Y todo esto aumenta, de rebote, su popularidad...

Es cierto que si estos blogs han alcanzado esas cotas de visitas y reconocimiento, es, en buena parte, por méritos propios, por su constancia y el interés de sus entradas. Y probablemente es cierto tambien que el día en que decrezca la calidad o frecuencia de sus contenidos, perderán poco a poco el lugar preeminente que se han ganado en la blogosfera.

Pero creo que no es menos cierto que pueden existir muchos blogs de mérito que se perderán en la nada, en el anonimato, simplemente por no haber alcanzado una cierta masa crítica de popularidad.

Esa masa crítica de popularidad, parece actuar a modo de ventaja competitiva o de barrera de entrada, si se quiere, para alcanzar el éxito en Internet, al menos si por éxito entendemos la popularidad.

De momento, en lo que me ocupa, 'Blue chip' no es una bola de nieve, ni siquiera un simple copito.

Veremos qué le depara el futuro.