martes, 17 de febrero de 2009

Lo que nos queda por ver...

Hace unos días, comentaba yo con un compañero de trabajo, los duros tiempos que se nos avecinan y qué no veremos en los próximos meses. La verdad es que al decir esto estaba pensando, sobre todo, en expedientes de regulación de empleo, despidos, reorganizaciones y, también, en quiebras de empresas, suspensiones de pagos, cierres, hundimientos de negocios.

Y es que, en tiempos duros, en situaciones de crisis, se producen comportamientos en personas y empresas que jamás esperaríamos ver en épocas más, digamos, normales.

Y en esa línea de comportamientos inesperados, aunque quizá, en este caso, con un tinte menos catastrofista, me he encontrado hoy con la noticia en los periódicos económicos, de que BMW y Mercedes, los grandes competidores, al menos antaño, en el sector de automóviles de gama alta, están ultimando un acuerdo que les permitiría colaborar o compartir funciones como, por ejemplo, la compra de componentes que no afecten a su imagen de marca. Y parece que el pacto se puede extender aún más allá.

La crisis saca a relucir a veces lo peor de personas y empresas...pero también agudiza la imaginación y la búsqueda de soluciones impensables en otros momentos. Y estamos sólo al principio de la crisis.

No, si ya lo decía yo: lo que nos queda por ver...