miércoles, 10 de mayo de 2017

El estado real de la robótica en clave de humor... o no



Este post es una broma... o puede que no. Puede que sea sensato, muy sensato o, al menos, muy necesario.

Leyendo 'Artificial Intelligence. What everyone needs to know' de Jerry Kaplan me encuentro con una interesante reflexión, algo así como un contrapeso. Un contrapeso que, en este caso, aplica a la robótica, pero que puede ser necesario para toda la tecnología de última generación, especialmente si viene afectada por un cierto exceso de marketing y exposición al gran público.

Y es que, con frecuencia, en el mundo de las nuevas tecnologías, se hinchan las expectativas y, lo que es peor, hasta la explicación de las realidades. 

Uno de los campos más apasionantes de la tecnología, y creo que con mayor presente y futuro, es el de la robótica combinada con la inteligencia artificial. La unión de ambos puede llegar a producir androides que parecen de pura ciencia ficción. Y, sin duda, se producen grandes avances y cabe esperar muchos más...pero lo que no se nos suele mostrar son los fracasos, las limitaciones, los fallos.

Bueno, no se nos muestran habitualmente.

Pero, en el libro citado, y precisamente como un contrapeso a la mitificación de la robótica, menciona este vídeo, un vídeo producido por IEEE Spectrum Magazine en 2015 y que recoge fallos en funcionamiento de robots. Vemos caídas, vacilaciones... y lo cierto que es casi tan gracioso como cuando vemos a personas resbalar o cometer torpezas.


Quizá no tan digno. Quizá no tan impresionante. Aunque divertido y, seguramente, ilustrativo.

A lo mejor, es que, en efecto, los robots son cada vez más como las personas (este último comentario es irónico :) )