lunes, 28 de abril de 2014

Los juegos como camino hacia la sabiduría

'Solo sé que no se nada' es la famosa frase de Sócrates que, aunque disfrazada de una artificial ignorancia, denota una gran sabiduría.

En efecto, ser conscientes de la propia ignorancia es, en realidad, conocimiento.

En esa línea, y en su libro 'Innovation games', Luke Hohmann distingue, y no creo que sea una aportación original de este autor, tres niveles de conocimiento o desconocimiento:

  • Lo que sabes
  • Lo que no sabes
  • Lo que no sabes que no sabes

El peligroso, por lo que tiene de inconsciencia, es el último.

En ciertas disciplinas se aplican técnicas para intentar acercarse a ese desconocido del que no tenemos constancia. Así, en áreas como el coaching o el feedback, en general en gestión de personas, una forma de explorar áreas desconocidas es el sencillo uso de preguntas abiertas, preguntas que hacen que el sujeto 'saque lo que lleva dentro'.

En el campo del marketing, de la investigación de mercados y productos, Luke Hohmann nos propone el uso de juegos y, una de las ventajas que el autor encuentra en los juegos es, precisamente, que pueden constituir un mecanismo para arrojar luz sobre eso que no somos conscientes de desconocer sobre nuestros clientes, sobre lo que valoran de nuestros productos o lo que querrían que les ofreciésemos.

Así nos dice:

Part of the power of Innovation Games lies in their capability to move you from complete ignorance into a state of knowing.

Sorprendentemente, al parecer, los juegos nos acercan a la sabiduría.

Juguemos, pues...