lunes, 13 de julio de 2020

Dos paradojas y media del término Robotic Process Automation


Robotic Process Automation, también conocida por sus siglas, RPA recoge un conjunto de soluciones de automatización que, reuniendo técnicas y tecnologías como el screen scraping, reconocimiento óptico de caracteres, procesamiento de lenguaje natural, visión artificial, desarrollo low-code, etc, consiguen ofrecer unas alternativas relativamente ligeras para la interacción con aplicaciones y documentos y, con ello, la automatización parcial de procesos de negocio. 

El término Robotic Process Automation, un término acuñado hacia 2012 por el evangelista de Blue Prism Pat Geary es, sin embargo, aunque probablemente acertado desde un punto de vista de marketing, no tanto desde el punto de vista conceptual y de caracterización de las soluciones que denomina.

Estoy leyendo el libro 'The Robotic Process Automation Handbook' de Tom Taulli y en su primer capítulo este autor identifica dos paradojas en ese término, dos paradojas que pueden confundir a las personas no duchas en la materia.

La primera se refiere a la palabra robótica ('robotic'). Esta expresión puede conducir a pensar en robots industriales o androides, robots en cualquier caso con un hardware y una clara realidad física. Y no, en el caso de RPA no hablamos de robots físicos sino lógicos, es decir de robots software o, simplemente, bots. Los robots de RPA son, pues, módulos software invisibles  a nuestros ojos si no fuera por los efectos que consiguen.

La segunda paradoja se refiere a la palabra proceso ('process'). Un proceso de negocio denomina una serie de tareas que, realizadas de forma coordinada, consiguen un resultado de interés para un negocio. Lo cierto es que los robots RPA, a despecho de lo que su nombre indica, no se centran habitualmente en automatizar procesos de negocio extremo-a-extremo sino, únicamente, en automatizar tareas, tareas concretas, tareas que forman parte, eso sí, de un proceso de negocio, pero que son sólo una parte de él.

Sólo nos queda pues, libre de paradoja la tercera palabra del término Robotic Process Automation, la palabra automatización ('automation'). Tom Taulli no dice nada de ésta, pero aquí voy a añadir de mi propia cosecha, la  media paradoja adicional. En realidad no hay nada incorrecto en usar la palabra 'automatización' para referirnos a los robots RPA. Sí, estamos hablando de automatización. Pero en cierta literatura algo superficial que he tenido ocasión de leer, parece que se llega a identificar esa palabra automatización con RPA y eso sí sería un error. Tecnologías de automatización de procesos de negocio y de tareas de procesos de negocio hay muchas, como suelo explicar en los cursos que imparto sobre RPA y robotización de procesos. Y RPA es sólo una de ellas. Cuidado con eso, especialmente quien pueda estar en disposición de decidir sobre un programa de automatización o de tranformación digital.

Tres palabras en un término  y dos paradojas y media en ese término. ¡Menuda proporción!

Como ocurre cada vez más en el campo tecnológico (y en el no tecnológico), se peca con frecuencia de superficialidad, de exceso de marketing y de un cierto, permítaseme la expresión, 'postureo tecnológico'. Es por eso importante estar avisados y esforzarse en comprender la verdadera naturaleza de las tecnologías y soluciones más allá de sus nombres y de la propaganda que las pueda rodear.

1 comentario: