miércoles, 1 de noviembre de 2017

Una definición y una consideración sobre el Producto Mínimo Viable


Uno de los elementos más originales y fundamentales del método Lean Startup desarrollado por Eric Ries es el del Producto Mínimo Viable o, en Ingles, Minimum Viable Product (MVP).

Se trata de no empeñarse en conseguir un producto perfecto y completo amparado por un caso de negocio basado en meras hipótesis, lo cual requiere mucho esfuerzo y dinero y no verse luego recompensado por el favor del mercado sino, en lugar de ello, desarrollar mucho más rápido y con la inversión menor posible, un producto básico, muy básico, situarlo en el mercado lo antes posible y aprender de cómo reacciona el mercado y lo que manifiestan clientes reales, y usuarios reales.

En función del feedback obtenido de ese test real, se pude adaptar el producto a la realidad o cambiar la estrategia (pivotar).

Con esto, se minimiza mucho el riesgo y se aumentan en la misma medida las posibilidades de acertar.

Pero veamos cómo nos lo define el propio Eric Ries en su reciente libro 'The Startup Way':

An MVP is an early version of a new product that allows a team to collect the maximum amount of validated learning (learning based on real data gathering rather than guesses about the future) about customers.

En la definición se observan los elementos reseñados:
  • Producto mínimo
  • Rápida colocación en el mercado
  • Aprendizaje validado por la experiencia

Pero resulta también muy gráfica la observación hecha por David Bland, consultor y evangelista sobre Lean Startup y que es citado por el propio Ries:

The thing about Minimum Viable Products is that while you decide what's Minimun, the customer decides if it's Viable.

que de una forma directa, concisa y clarísima coloca al cliente como juez último.

Realista.