jueves, 4 de febrero de 2010

Falacias narrativas sobre el mercado de valores

Siempre me han llamado la atención las explicaciones, en mi opinión, simplistas, poco científicas y no probadas, que la prensa, incluso la prensa económica especializada, ofrece de las fluctuaciones diarias de la bolsa de valores, de la evolución de los indicadores económicos, utilizando como explicaciones, normalmente, sucesos geopolíticos o la publicación de otros indicadores macroeconómicos.

Resulta que ese fenómeno, esas explicaciones simplistas, tienen un nombre, falacia narrativa, y se lo ha adjudicado Nassim Nicholas Taleb en su más que célebre obra "El cisne negro". Así lo dice Taleb:

"Cada vez que se produce un movimiento en la bolsa, los medios de información se sienten obligados a dar la 'razón'".

Y nos propone un ejemplo acaecido en 2003 en que el mismo hecho, la captura de Saddam Hussein, se utilizó por la misma agencia, Bloomberg, para explicar, con poco más de dos horas de diferencia, tanto la caída como la subida de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos en una variación intradía.

La falacia narrativa es un artificio que nos hace buscar una historia, una narración, que nos permita explicar unos hechos, que nos aporte causalidad y nos simplifique su comprensión. De nuevo en palabras de Taleb:

"La falacia narrativa se dirige a nuestra escasa capacidad de fijarnos en secuencias de hechos sin tejer una explicación, o, lo que es igual, sin forzar un vínculo lógico, una flecha de relación sobre ellos. Las explicaciones atan los hechos. Hacen que se puedan recordar mucho mejor; ayudan a que tengan más sentido. Donde esta propensión puede errar es cuando aumenta nuestra sensación de comprender."

Sin embargo, y quizá porque su propia profesión le lleva a exculpar a los analistas económicos, Taleb centra en otro colectivo, en el público, en todos nosotros, el origen del problema:

"El problema de la causalidad exagerada no está en el periodista sino en el público. Nadie pagaría un dólar por una serie de estadísticas empíricas... Queremos que nos cuenten historias".

Así que sí, las noticias con explicaciones sobre las fluctuaciones en el mercado de valores suelen ser falacias narrativas, suelen ofrecer historias y una falsa sensación de causalidad. Sin embargo, esas falacias hacen las noticias más digeribles, más interesantes...aunque no necesariamente más ciertas.